Utopía, una alternativa de desarrollo rural desde la formación de los jóvenes

Utopía es un proyecto que le apuesta al desarrollo del campo desde lo social, lo político y lo productivo. La Universidad de La Salle lo vienen desarrollando desde hace más de una década, con el objetivo de darle educación gratuita y de calidad a bachilleres de las zonas rurales afectadas por el conflicto, para que luego puedan aplicar los conocimientos en el desarrollo del campo.

El proyecto se desarrolla en el campus de la universidad ubicado en Yopal, Casanare. Hasta ese lugar llegan estudiantes, provenientes de más de 28 departamentos, que pasaron por un proceso de selección de 10 meses para cursar la carrera de Ingeniería agronómica o Ingeniería agropecuaria. Todos ellos son becados y el costo es asumido por la dirección de Filantropía y Relacionamiento Externo de la Universidad a través de donantes.

Cristhian Fernández, director del programa Ingeniería Agronómica, explicó que Utopía se articula con la iniciativa ‘Colombia Alimentaria’ dada su concordancia en el trabajo por cerrar la brecha entre campo y ciudad, apostándole al desarrollo rural. Así mismo, Utopía hace parte de la construcción de la agenda de sostenibilidad alimentaria a 2030, dado a que en este espacio académico son protagonistas dos actores esenciales para lograr la sostenibilidad: los jóvenes y la mujer rural. 

Considerando que los jóvenes están abandonando el campo en busca de oportunidades, uno de los requisitos para hacer parte de Utopía es tener entre 18 y 22 años de edad. “El objetivo es que vuelvan a su zona de origen. Lo que estamos buscando es arraigo por su región y así se disminuye la migración a las ciudades”, dijo Fernández.

El año pasado se definió el Plan Estratégico de Utopía a 2030, y en éste se establece la creación de nuevos programas académicos. El fundador de Utopía, Carlos Gómez, dijo que el ideal es tener otros programas en los que se enseñe cuidado forestal y se dé formación a maestros rurales, temas que Fernández considera que siguen siendo vigentes, pero dado a que el mundo está cambiando de forma acelerada, también está la posibilidad de que surjan otros programas de acuerdo con el contexto, tales como la agricultura 4.0.

Antes de la pandemia, se contaba con 200 estudiantes con grupos de al menos 50 estudiantes. La meta para 2030 es llegar a ‘Utopía 400’, es decir tener 400 estudiantes, para lo cual se crearán más programas y se ajustará la infraestructura, aunque ya cuentan con la biblioteca más completa en volúmenes en la región y sus laboratorios son los más completos de la Orinoquía.

Durante la pandemia, había más de 100 alumnos en el campus dado a que al venir de la “Colombia profunda”, en sus casas no tenían fácil acceso a internet y se adoptó el campus como la casa de los estudiantes para seguir. Además del reto de bioseguridad al que se enfrentó la sociedad de forma general, continuar con el aprendizaje práctico en medio de la ubicación remota de los profesores fue otro desafío, entendiendo que Utopía se fundamenta en la metodología de actividades prácticas “aprender haciendo y enseñar demostrando”. 

Fernández resaltó que, en este sentido, “el tercer reto fue la financiación, en la medida en que este programa educativo se sostiene con la ayuda de donantes, entonces la crisis puso en riesgo la participación en proyectos como estos; sin embargo, la universidad hizo esfuerzos importantes y los donantes en términos generales siguieron acompañando el proceso”.

En los planes a 2030 también está contemplada la auto-sostenibilidad financiera, pero para ello, el director destacó que sigue siendo necesaria la ayuda de aliados en aspectos como producción, logística, comercio y posicionamiento de marca para que las iniciativas de los egresados y estudiantes sean exitosas y puedan retroalimentar económicamente a Utopía.

Utopía también tiene una función pacificadora, ha sido denominado como un laboratorio de paz dado que los estudiantes son originarios de zonas de conflicto entre culturas diferentes. “Hay un proceso de formación complementario en el que se les dan los elementos necesarios para desarrollar procesos de resolución de conflictos. Nuestros jóvenes se devuelven a su municipio y se vuelven líderes sociales, políticos y empresariales que fomentan la paz”, dijo Fernández.

El director del programa aseguró: “Utopía los está formando lo suficientemente bien (a los estudiantes) para que no vuelvan a sus lugares de origen a realizar actividades ilícitas o de violencia; y no existe un caso en el que los estudiantes lo hayan hecho”. 

En los casos de éxito que se han observado a lo largo de los años, los egresados se han convertido en líderes que fomentan cultivos como el de plátano, yuca o cacao, y en muchos de los casos también son cultivos de restitución parte del proceso de paz.

Según el director ejecutivo de la Fundación Monómeros, Alfredo Sarmiento, Utopía es una de las apuestas a las que se han sumado desde la organización para contribuir de manera directa a la profesionalización, inclusión para incrementar la productividad, el futuro de agro y, por ende, la seguridad de una Colombia rural sostenible en el futuro.

Comparte en:

Redes sociales

Mas Popular

EVENTOS

Suscríbete

Estarás informado de nuestros próximos eventos

Más noticias