Poco a poco se cierra la brecha de la mujer campesina

Colombia tiene 5,7 millones de mujeres rurales, una cifra que representa 25% del total de las mujeres del país. De ellas, 72% trabaja de manera informal, cerca de 20% está en pobreza extrema y apenas un 5% tiene alguna actividad económica relacionada con el agro.

Los departamentos con mayor concentración de mujeres rurales, según cifras del Dane, son: Antioquia (682.117), Cauca (459.542) y Nariño (456.441).

Estas cifras representan una inmensa brecha tras décadas de abandono y falta de oportunidades, que generaron pobreza, violencia y un dramático panorama de inequidad.

Aunque no es suficiente, poco a poco van llegando iniciativas e inversiones no sólo de manera asistencialista, sino para potenciar la gran capacidad de trabajo que tienen las mujeres campesinas.

“Dentro de la política de equidad de género del Gobierno, uno de los ejes centrales ha sido la reivindicación de la mujer campesina y el cierre de la brecha histórica, bajo el marco de la Ley 731 que es la Ley de Mujeres Rurales”, afirma Gheidy Gallo Santos, consejera presidencial para la Equidad de la Mujer.

El 35% de las mujeres rurales del país labora en el sector agropecuario y el objetivo del Gobierno Nacional es aumentar ese porcentaje con oportunidades reales que cierren la brecha económica y proporcionen un entorno de equidad.

Por eso, en el segundo año del actual Gobierno se suscribió un pacto por la equidad de mujer rural, con una caja de herramientas denominada Mujer Rural Emprende. En ese programa se han atendido a 777.000 mujeres rurales, con titularización de tierras con enfoque de género (19.942 hasta la fecha); asistencia técnica para negocios posibles y perdurables (11.000 mujeres atendidas) y garantía de comercialización de la producción, (agricultura por contrato), con 64.000 mujeres beneficiadas.

Se creó además el Fondo Mujer Emprende, que acompaña a las mujeres en su plan de negocio, comercialización y perdurabilidad. Toda esta política está rodeada por un programa de prevención de la violencia, llamado INES, (acrónimo de Iniciativa Nacional para Emprendimiento y Seguridad de mujeres rurales), aplicado en los municipios con indicadores de violencia más altos, en 19 departamentos.

Paralelamente, la Agencia de Desarrollo Rural ha logrado beneficiar a más de 50.000 mujeres a través de la oferta de proyectos productivos, extensión, fortalecimiento asociativo, soluciones de riego y drenaje y comercialización.

Los gremios también le están apostando a la mujer como fuerza transformadora en el campo. Cafeteros, arroceros y floricultores son los que más emplean mujeres campesinas. 

Tras una construcción colectiva, con las propias mujeres en un rol fundamental, la Federación Nacional de Cafeteros (FNC) lanzó hace poco la política de equidad de género para el sector. “Ningún otro gremio del agro cuenta con una política similar”, dijo el gerente de la FNC, Roberto Vélez.

La estrategia cobra fuerza si se tiene en cuenta que 30% del total de los caficultores en Colombia son mujeres (163.046) y 25% de los hogares cafeteros tiene jefatura femenina. Además, las mujeres reciben 34,5% menos de remuneración que los hombres. 

La FNC lanzó una línea de comercialización en el exterior del café producido por mujeres, que ya conquistó mercados. La cadena de restaurantes First Wash de Estados Unidos está comprando café de mujeres colombianas, pagando un costo adicional porque incorpora equidad de género.

Pero hay otros sectores con ejercicios exitosos. A mediados de junio sale para Estados Unidos el primer contenedor con 104 toneladas de arroz producido por mujeres del Huila y cada día crece más la participación femenina en el sector floricultor, en el cual 57% de los empleados son mujeres rurales. 

Otro de los programas que vale la pena destacar cuando se habla de mujer rural es “500 Mil Agroempresarias 2030”, de la Corporación Colombia Internacional (CCI), que busca transformar la vida de las mujeres rurales convirtiéndolas en empresarias para generar sus ingresos, independencia y autoestima. La primera convocatoria contó con la postulación de 2.394 propuestas con 36.360 mujeres. 

“Estamos en más de 500 municipios de 31 departamentos con desarrollos agrícolas, pecuarios, de agroturismo, ecoturismo, servicios ambientales y artesanías, entre otros”, afirma Adriana Senior M., presidenta de la CCI.

La sostenibilidad ambiental también abre oportunidades. Avanzan 69 iniciativas impulsadas por el Pilar Indígena del Programa Visión Amazonía donde, con una inversión de $5.394 millones, 3.500 mujeres cuidadoras benefician comunidades y ecosistemas de Caquetá, Guaviare, Putumayo, Guainía, Vaupés y Amazonas. 

Fotos: Cortesía Corporación Colombia Internacional

Comparte en:

Redes sociales

Mas Popular

EVENTOS

Suscríbete

Estarás informado de nuestros próximos eventos

Más noticias