Los retos del Pacífico para alcanzar la Sostenibilidad Alimentaria

Foto: SAG Sociedad De Agricultores Y Ganaderos Del Valle Del Cauca

El 22 de junio se dio del lanzamiento de la iniciativa de la Fundación Monómeros, la Universidad de la Salle y el Diario La República: ‘Colombia Alimentaria’, con la que se busca edificar un plan de Sostenibilidad Alimentaria para 2050. Alineado con el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) número dos “Hambre cero”, Colombia Alimentaria le apunta a prevenir, mitigar y erradicar el hambre con esfuerzos conjuntos de gremios, asociaciones campesinas, la academia, el sector público y privado.

El proyecto está contemplado como un espacio de dialogo nacional a través de siete foros regionales para construir la agenda pluridecenal, estas iniciaron el 8 de junio con el foro Orinoquía Alimentaria, y ahora la siguiente parada será el 08 de julio en el Pacífico. La conversación seguirá en el Eje cafetero el 12 de julio, luego en la región nororiental el 15 de julio, en la región Caribe el 22 de julio, en Antioquía el 25 del mismo mes y en la Amazonía el 28. El cierre se dará en un gran foro nacional el 2 de agosto.

El foro Pacífico Alimentario se realizó en el auditorio Hernando Patiño Cruz de la Universidad Nacional sede Palmira. Se puso sobre la mesa diferentes perspectivas frente a los retos de la Sostenibilidad Alimentaria regional y nacional, se abordó el rol de la mujer rural y los jóvenes rurales en la Sostenibilidad Alimentaria entendiendo este concepto como un integrador de la soberanía alimentaria y la producción sostenible en un contexto de cambio climático.

Uno de los 12 ponentes fue Francisco José Lourido, presidente de la Junta Directiva Sociedad de Agricultores y Ganaderos del Valle del Cauca (SAG), quien compartió la visión que tiene el sector gremial sobre la sostenibilidad alimentaria del Pacífico y adelantó puntos clave que tratarán para aportar a la construcción de la agenda.

En primer lugar, Lourido señaló que la principal necesidad que tiene esta región para alcanzar la sostenibilidad alimentaria es tener una producción de alimentos eficiente a precios módicos y en cantidad suficiente para garantizar el acceso a la totalidad de los pobladores.

“Lo que esta región requiere es erradicar el hambre y eso se hace teniendo un suministro de alimentos a precios justos, no especulativos. Que el agricultor siembre lo que va a poder vender y que no pierda plata, porque no tiene quién le compre o porque los precios a los cuales está vendiendo son tan bajos que ni siquiera le cubre sus costos de producción; tenemos que trabajar para que tenga con su trabajo una forma digna de vivir”.

Para llegar a ello propone diferentes ejes en los que deben estar involucrados todos los actores de la cadena, el primero de ellos es la asistencia técnica y un paquete tecnológico para los agricultores, aspecto en el que podría aportar tanto la academia como el sector público y el privado. Lourido señala que esto haría que el agricultor tuviera ingresos suficientes para suplir la producción de alimentos requeridos por los vallecaucanos con una mejor calidad.

Cultivo de papa Tulúa
Foto: Sociedad De Agricultores Y Ganaderos Del Valle Del Cauca

También indicó que se debe fortalecer el uso de mensajería instantánea y redes sociales para tener conocimiento de lo qué está sembrando cada agricultor, y así crear y manejar bases de datos con esta información para que la siembra sea hasta el nivel que se requiere. “Para que no haya déficit alimentario necesitamos mejorar muchísimo los sistemas de comunicación e información, para saber qué alimento está corto de siembra y promoverlo o qué alimento está sobresembrado para frenar la siembra en un momento dado para que siempre tengamos los alimentos necesarios y no por encima de las necesidades”, dijo Lourido.

Adicional a ello, resaltó la oportunidad de potenciar cultivos como el de hortalizas en el Cauca, y de la papa en Nariño, y prestarles atención a retos para la seguridad alimentaria de carácter nacional como las vías terciarias y los insumos, “hay que ver cómo producimos de una forma más limpia, tener alimentos más inocuos que no hagan daño, y tener alimentos producidos con las mejores condiciones de buenas prácticas agrícolas”.

Concluyó también que para que se llegue a la meta de Colombia Alimentaria, el esfuerzo no debe concentrarse solo en los agricultores, sino que también es responsabilidad de los intermediarios, los gremios y el Estado. “Lo más importante es que todos los actores del sistema estén alineados, porque con que se dañe uno, se daña toda la cadena alimentaria. Que todos podamos generar la dinámica necesaria para poder tener esa seguridad alimentaria que tanto deseamos y queremos”.

Comparte en:

Redes sociales

Mas Popular

EVENTOS

Suscríbete

Estarás informado de nuestros próximos eventos

Más noticias