Incentivos de la producción agropecuaria, entre las recomendaciones de la FAO para la seguridad alimentaria

Alan Bojanic, representante para Colombia de la FAO

Colombia ha dado importantes pasos en la erradicación del hambre y en el avance hacia el cumplimiento del segundo Objetivo de Desarrollo Sostenible. Sin embargo, la nación aún tiene una serie de tareas por hacer si se quiere lograr totalmente este propósito. Colombia Alimentaria busca desde sus actividades contribuir decididamente a este objetivo de la agenda 2030. Por este motivo, dialogamos con Alan Jorge Bojanic, representante de la FAO para el país acerca de este reto y de cómo debemos asumirlo.

Para el representante, la problemática debe abordarse desde distintos frentes y de una manera integral: “hay varias tareas por asumir y en diferentes planos. Nos preocupa que, según el Dane, hay más de seis millones de personas en inseguridad alimentaria, lo cual quiere decir que enfrentamos un desafío muy serio, agravado por varias situaciones como la pandemia del covid-19 y la guerra en Ucrania, que han impedido el flujo de alimentos y han aumentado los precios de los fertilizantes, lo cual es una tendencia mundial a la que Colombia no ha escapado”.

La primera medida para tener en cuenta según el representante es la articulación de políticas de corte económico, como el incentivo de la producción agropecuaria con créditos, la asistencia técnica a productores, el fomento de las exportaciones y el mantener el comercio exterior lo más abierto posible. También, con medidas de tipo humanitario focalizadas en grupos vulnerables, entre los que están las personas de menores ingresos, los adultos mayores o quienes viven en zonas afectadas por desastres naturales.

De igual forma, hay otras acciones que, si bien se vienen llevando a cabo, pueden ser revisadas y fortalecidas para contribuir a mejorar la seguridad alimentaria del país, como lo menciona Bojanic: “se pueden aumentar los programas de transferencias monetarias y se puede reforzar la alimentación escolar, tratando de ampliar la cantidad de días al año en los que se otorga, vigilando que esta alimentación tenga nutrientes que vayan más allá de las calorías, como minerales, vitaminas y proteínas”.

Otro paso a seguir es continuar con la implementación de la Ley 1046 o Ley de Compras Públicas de la Agricultura Familiar, con la cual se busca que entes estatales como las fuerzas armadas, los hospitales públicos y los centros penitenciarios se abastezcan con productos provenientes de la agricultura familiar. Asimismo, es importante establecer circuitos cortos de abastecimiento, evitando que los productos agrícolas hagan largos recorridos para llegar al consumidor final, reformulando la logística del transporte de alimentos.

“Otra recomendación que como FAO venimos promoviendo es respecto a todo lo que tiene que ver con entornos alimentarios, o sea, crear condiciones para que los alimentos sean mejor asimilados. Un ejemplo típico es la alimentación escolar. Queremos que se cuente con instalaciones adecuadas para los niños, que tengan soluciones de higiene y que sea un ambiente agradable”, explicó el representante.

La FAO también recomienda que haya una agricultura sensible a la nutrición, es decir, que no sólo esté pensando en producir granos, sino que estos se complementen con frutas, verduras y todo aquello que contenga vitaminas y minerales, para que las dietas sean las más completas posibles.

Pero la búsqueda de la seguridad alimentaria no es sólo una tarea del Estado, sino que cada persona puede contribuir a lograr este objetivo.

“Lo primero que debemos hacer es mejorar nuestra dieta, que es una responsabilidad que recae en cada uno de nosotros. Tenemos qué pensar en cómo consumir menores cantidades de azúcares y bebidas endulzadas para comer más frutas y más verduras. También debemos evitar el desperdicio de alimentos. Un tercio de todos los alimentos que se producen van a la basura, lo cual suma más de 10.000 toneladas según un estudio que se realizó para Colombia. Por lo tanto, compremos más de lo que necesitamos consumir”, es la recomendación del representante de la FAO para Colombia.

Comparte en:

Redes sociales

Mas Popular

EVENTOS

Suscríbete

Estarás informado de nuestros próximos eventos

Más noticias