Colombia Alimentaria busca concretar un pacto nacional por la sostenibilidad alimentaria

Existen dos tipos de inseguridad alimentaria: una, que se da por falta de la oferta de alimentos para suplir las necesidades de las personas; y otra, que surge por la falta de demanda cuando la población no logra tener ingresos para adquirir alimentos. 

El exministro de Hacienda y Agricultura, Juan Camilo Restrepo, explicó que en el caso colombiano lo que se registra es el segundo tipo. “Nuestros dos grandes problemas son la pobreza y la inflación, lo que genera graves restricciones de ingresos para adquirir las calorías mínimas en los sectores más desvalidos de la sociedad”, indicó Restrepo.

En el contexto internacional, con la guerra en Ucrania se ha generado un alza de precios en cereales básicos, lo cual deja bajo el concepto de “vulnerabilidad alimentaria” a varios países. Esta condición también puede afectar a Colombia, al tener una baja producción en materias primas como el maíz y el trigo; caso específico para el que Restrepo recomienda apoyar la producción doméstica de maíz. “En realidad, no tiene mucha lógica que estemos importando tanto maíz, pudiendo producir una buena parte de lo que importamos”.

Con el fin de adelantarse a estas situaciones y plantear soluciones a las problemáticas del sector, se ponen sobre la mesa conceptos como la ‘seguridad alimentaria’ de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO); o la ‘soberanía alimentaria’ que ha logrado popularidad con movimientos campesinos. Pero ahora, el proyecto Colombia Alimentaria plantea agregar un marco mucho más amplio que contempla la definición ‘sostenibilidad alimentaria’, como un concepto que integre los objetivos de las anteriores logrando un gran acuerdo nacional.

Precisamente la Fundación Monómeros, con la Universidad de la Salle, y el apoyo del diario la República, incluyen en la conversación el término de sostenibilidad alimentaria, el cual comprende desde la producción agropecuaria sostenible con prácticas eficientes, incluyentes y responsable, hasta las condiciones necesarias para llevar alimentos nutritivos a las mesas de todos los colombianos y con la posibilidad de generar excedentes exportables. Este concepto se está desarrollando en el marco de la iniciativa ‘Colombia Alimentaria’ con el cual se realizarán encuentros regionales para sentar las bases de la construcción de un acuerdo colectivo de la ‘Agenda de sostenibilidad alimentaria a 2050’. 

El director Centro de Estudios e Investigaciones Rurales de la Universidad de La Salle, Jaime Rendón, señaló que el acuerdo nace desde la preocupación por procurar el desarrollo del campo y el reconocimiento de la necesidad, de que, desde los territorios se produzcan los alimentos en armonía con los ecosistemas.   “Estamos promoviendo que el país pueda tener una oferta interna, podamos exportar y comprar de otros países lo que necesita nuestro país, sin que los alimentos dependan a su vez del mismo comercio internacional”, dijo Rendón.

En los ejes de la sostenibilidad alimentaria está la optimización energética prevaleciendo en la fase de producción, y en el acceso está la necesidad de que las producciones campesinas estén financiadas y acompañadas tecnológicamente. “Se deben promover los circuitos cortos porque representan mejores condiciones para la distribución de los alimentos, evitando intermediarios y fortaleciendo los ingresos de los campesinos”, explicó Rendón. 

 Pero el concepto no solo está dirigido a pequeños productores, sino que engloba a las distintas formas de producción, Rendón manifestó que “si bien hay que prevalecer las economías campesinas también es cierto que hay mediana propiedad, y grandes producciones agroindustriales; tiene que volverse un ecosistema”.

Esta hoja de ruta inició con una mesa de trabajo el 8 de junio en la sede de la Universidad de la Salle en Yopal, luego llegará a las demás regiones y cerrará en Bogotá. De estos encuentros se generarán los lineamientos para iniciar a trabajar con el Gobierno. “La productividad ecológica y económica, disposición disponibilidad de alimentos, calidad de vida, acuerdos entre economías campesinas, medianas y de gran industria nos llevarán definitivamente a la sostenibilidad alimentaria que el país necesita”, concluyó Rendón.

Para Alfredo Sarmiento, director ejecutivo de la Fundación Monómeros y gestor de esta iniciativa, “La Sostenibilidad Alimentaria ha de ser un propósito de todos para construir y servir en un espacio donde concurra el pequeño, mediano y el gran productor del sector agro y del sector pecuario. Esta, debe ser la oportunidad para que los diferentes sectores de la sociedad, público o privada, unamos esfuerzos para contribuir a la sostenibilidad de la vida humana”.

Colombia Alimentaria, busca generar un diálogo regional y nacional sobre los retos de la sostenibilidad alimentaria del país con miras a sentar las bases y compromisos de una agenda pluridecenal 2050.

La visión de la SAC

Bajo esta visión, la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC) ha propuesto tres pilares para desarrollar el campo colombiano. El presidente de la asociación, Jorge Bedoya, explica que la primera de estas sería la seguridad alimentaria, y allí se debería analizar cuáles insumos se pueden producir de manera sostenible; luego está la dotación de bienes públicos sectoriales en aspectos como la infraestructura de vías terciarias, conectividad digital, distritos de riego y fortalecimiento de las entidades públicas. Y el tercero corresponde a lograr una política rural de largo plazo que dé estabilidad a las reglas de juego y otorgue recursos presupuestales en especial a la mujer rural. 

Las principales acciones estarían enfocadas en aseguramiento y crédito para productores, que haya seguros de cosechas ante el cambio climático y seguridad jurídica de la propiedad.

Comparte en:

Redes sociales

Mas Popular

EVENTOS

Suscríbete

Estarás informado de nuestros próximos eventos

Más noticias